Dos grandes ausencias en la recepción del príncipe Naruhito

La elegancia natural y el exquisito estilismo al que nos tienen acostumbrados Doña Letizia Ortiz Rocasolano volvió a ponerse de manifiesto una vez más esta misma semana con ocasión de la recepción del príncipe Naruhito de Japón en el palacio de la Zarzuela.

En esta ocasión Doña Letizia vistió un elegante y favorecedor vestido rosa fucsia de corte recto adornado únicamente con un ancho cinturón negro que estilizaba su delicada figura y le proporcionaba un toque rabiosamente femenino, como es habitual en ella.

A pesar de que el aspecto de la princesa irradiaba frescura y añadía un alegre y acertado  toque de color a la foto de familia, la llamativa delgadez de Doña Letizia quedaba en cierto modo demasiado evidenciada por lo ceñido del vestido, llevando a mas de uno a pensar que la princesa ha experimentado recientemente una nueva pérdida de peso.

No obstante, lo que sí llamó verdaderamente la atención fueron dos grandes –y no faltas de polémica- ausencias: la de la infanta  Doña Cristina y la de la esposa del príncipe Naruhito, la princesa Masako, quien al parecer atraviesa por una delicada depresión desde el año 2003.

¿Consideras oportuna la ausencia de la infanta Doña Cristina?

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.