Dientes negros: la belleza del Ohaguro

Ohaguro

La belleza y la estética es algo muy personal. En Japón, por ejemplo, dado que muchas personas nacen con los dientes algo torcidos, existe la corriente estética que apuesta por este tipo de alineación dental.

Sin embargo, precisamente en Japón, antiguamente, también existía otra tendencia que duró muchos años, y que consistía en tener los dientes negros. Pero no de suciedad, sino con un tinte. Allí no serían de los que se interesan por un blanqueamiento dental en Barcelona

¿Quieres saber en qué consistía específicamente esta tendencia?

Ohaguro

Literalmente, significa “dientes negros”, y consistía en embellecer los dientes de las mujeres haciendo que fueran negros. Para ello, se creaba un tinte a base de óxido de hierro, té y sake, que había que aplicar cada día o cada pocos días. Cuanto más negros y brillantes se vieran los dientes, más bonita se consideraba la sonrisa.

Esta práctica se extendió incluso fuera de Japón, hacia regiones del sudeste asiático. Llegó hasta el noroeste de la India.

Las mujeres de alta cuna solían oscurecer así su dentadura y, más tarde, también copiaron esta tendencia los hombres. Con el paso de los años, se convirtió en una costumbre entre las mujeres casadas o a punto de contraer matrimonio, fueran del estrato social que fueran. Porque la belleza de esta práctica radicaba en que aportaba misterio sobre la expresión de la boca, del mismo modo que ocurre cuando se hace con la mano o con un abanico.

De hecho, en el Japón antiguo, se organizaban matrimonios de conveniencia entre hombres adultos y niñas de 8 y 10 años, por lo que el ohaguro se convirtió en una práctica dirigida a mujeres cercanas a la madurez.

Hoy en día

En la actualidad, tan sólo las aprendices de geisha, conocidas como maikos, son quienes ponen en práctica esta tendencia estética. Lo hacen antes de “graduarse” y convertirse en geishas de verdad.

Todavía se conservan escritos antiguos que, por su parte, mencionan que este tinte tenía un poderoso efecto anticaries, por lo que, además de mantener los dientes bellos, también los mantenía sanos.

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.