Blancas y radiantes iban las novias de Mónaco

Blancas y radiantes iban las novias de Mónaco


Ya como marido y mujer los nuevos príncipes recorrieron la Roca en un Lexus hasta llegar a la capilla de Santa Devota donde Charlene depositó el bouquet de flores de fresa, orquídeas y musgo, confeccionado por los jardineros de Palacio y ahí se vivió uno de los momentos más emotivos cuando la nadadora rompió a llorar ¿qué le pasaría en ese momento a Charlene por la mente? ¿El lío en el que se había metido, los hijos extramatrimoniales, el paripé que se vería obligada a representar? ¡Ay si Diana de Gales viviera cuántos consejos te habría dado!


Por la noche banquete y baile para las 40 Casas Reales y demás invitados, entre los cuales no sé si a los españoles nos representó Luis Alfonso de Borbón o Jaime Peñafiel porque nuestra Casa Real estaba ausente, estaban regateando, no porque hubiesen ido a las rebajas sino porque se habían ido a Valencia de regata.


Los novios lucieron nuevos vestidos, ella fiel a Armani, él fiel al blanco aunque se puso un pantalón negro que le hacía parecer el camarero del banquete nupcial, pero ya se sabe este chico tiene que destacar como sea.


El contrato prematrimonial no cifra la obligación de dote para la novia, como sí ocurría con el de Grace Kelly, pero si marca un tiempo mínimo de matrimonio de cinco años y la obligación de hacer lo posible para dar al menos un heredero a la corona monegasca.


¡Suerte Charlene que lo malo está por venir!


Imagen: eju!


Imagen: Hola

2 Comentarios

  1. Me encanta tu pagina, no sabes cuan de buenas me pone leerte; me has sacado una sonrisa (y si que la necesito), en serio te lo agradezco mucho, y mas ahorita que estoy en el hospital, gracias a que ayer me asaltaron y me dieron en la pierna. Publica mas seguido, Besos desde Mexico

    Responder
  2. La Dama del Armiño6 Julio, 2011 en 13:56

    Gracias Carlota y recuperate pronto que necesitamos muchas lectoras como tú. Un saludo para México.

    Responder

Tu dirección de correo no será publicada.