El Rey Juan Carlos, ayer de cacería y hoy de baja

El Rey Juan Carlos, ayer de cacería y hoy de baja


La normalidad con la que quieren vivir los miembros de la Casa Real nos asombra día a día, los monarcas y sus hijos quieren ser en todo momento considerados como el común de los españoles. ¿Y qué hace un españolito cuando tiene un puente en su trabajo?, pues se va al pueblo a ver a sus amigos y a disfrutar de la vida al aire libre.


Así que Su Majestad, Don Juan Carlos, ha hecho lo mismo, el pasado Puente de Todos los Santos se fue con su cuadrilla de amigos a la Finca de la Encomienda en Mudela (Ciudad Real), que cuenta con cinco hectáreas propiedad del Estado, donde se encuentra una casa y un helipuerto y 14.000 más que se arriendan al Ministerio de Medio Ambiente y que esta vez, como otras muchas, han sido puestas a disposición de la Casa Real.


El Rey pasó su fin de semana pegando tiros a las perdices rojas que habían sido soltadas para tal fin, mientras cuatro ayudantes le cambiaban y cargaban las escopetas. Como veis un deporte de lo más sano, aunque no opinen igual las perdices.


Claro que algo más tuvo que hacer Su Majestad, porque al día siguiente de su escapada cinegética, se ha suspendido la agenda de trabajo de Don Juan Carlos por decisión de los facultativos que le atienden, al encontrarse su pierna operada sufriendo un esfuerzo considerable que es contraproducente para su recuperación.


Tanto se ha querido parecer el Rey al común de los trabajadores que a la vuelta de un Puente ocioso, ha alegado encontrarse mal para no ir a trabajar.


Ahora que deberían de tener en cuenta en la Casa Real que él es el Rey de España, no un oficinista cualquiera al que se puede sustituir, así que antes de correrse una juerga habría que pensar qué consecuencias puede traer para su imagen ante este país.


Imagen: Personaje famoso

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.