El Rey Juan Carlos ve un futuro muy sacrificado

Con motivo del cambio de Legislatura que tendrá lugar después de las Elecciones Generales del próximo 20 de noviembre, el Rey Don Juan Carlos acudió al Congreso de los Diputados para almorzar junto al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y el del Congreso de los Diputados, José Bono.

El Rey Juan Carlos ve un futuro muy sacrificado

El Rey que llegó en su coche oficial, ya sabéis que Su Majestad se mueve en unos cochazos de aúpa, por los que no paga un duro ni de seguro, ni de mecánica, ni de gasolina, ventajas de ser el Rey de todos los españoles, incluido los que trabajan en el Parque Móvil.

Al bajarse del vehículo los periodistas allí reunidos quisieron interesarse por su estado de salud después de su reciente operación del talón de Aquiles y al preguntarle qué tal estaba, Don Juan Carlos como buen Borbón, borboneó “Muy mal, como veis”

Es la segunda vez que utiliza este tipo de sarcasmo sobre su salud con los medios de comunicación y si la primera pudo ser comprensible o graciosa, esta se la podía haber ahorrado porque se le preguntó con toda la educación del mundo pero…es el Rey.

Los medios acreditados quisieron aprovechar la ocasión y continuaron con sus preguntas sobre su opinión acerca la crisis general que sufre el país, y al plantearle si augura un futuro de sacrificios para España, Don Juan Carlos manifestó escuetamente “Bastantes, muchos”

Pues preocupada me ha dejado usted Majestad, porque ya sabemos que después de que haya tenido el sueldo congelado durante dos años, este se lo van a revisar y le van a subir un poquillo de 8,43 millones a 8,90 y si tenemos en cuenta que según reza en la página web de la Casa de Su Majestad “con esta cantidad anual el Rey hace frente a sus obligaciones económicas más directas” y seguidamente las enumera como dietas, almuerzos y material de oficina, vemos que para bolígrafos con esa cantidad tiene, pero mi preocupación viene por otro lado.

Si debemos de hacer más sacrificios futuros tal vez deberemos de empezar con los gastos extra con los que corre el Gobierno, el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio del Interior para sus viajes oficiales y no oficiales y después deberíamos seguir sacrificando los gastos que le ocasionan a Patrimonio Nacional el conjunto de los bienes de la Corona, desde palacios hasta los muebles u otros equipamientos que según la normativa “están al servicio de Su Majestad y de la Familia Real, pero la administración, la gestión y la conservación de los mismos corren a cargo de Patrimonio Nacional”

Majestad, la próxima vez antes de “bromear” con los periodistas allí destacados, piense que los impuestos descontados de sus sueldos también pagan la luz con la que le preparan el café en La Zarzuela y el agua con la que usted se ducha, porque de sacrificios, los españolitos de a pie, sabemos más que los chamanes de las tribus.

Imagen: El Jueves

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.