El sobrino del rey, expulsado de un vuelo por formar un altercado

El sobrino del rey, expulsado de un vuelo por formar un altercado

Parece ser que una epidemia está asolando últimamente a la Familia Real, un extraño virus que hace que asomen todos los chorizos y tontos apegados a nuestros reyes, el último, Fernando Gómez-Acebo, hijo de la infanta Pilar y por lo tanto sobrino del rey Juan Carlos.

Este chico del que no se conoce oficio, pero sí beneficio, no se cansa de explotar su parentesco con la Casa Real, recordemos que en cierta ocasión aparcó su coche en el carril bus poniendo un cartel que decía “Prioridad Oficial. Casa de Su Majestad el Rey”.

Ahora ha querido hacer valer su sangre azul en el aeropuerto de Barajas, claro que ahí estaba la Guardia Civil para, a su vez, valer su uniforme verde y dejarle en tierra, por bocazas e indocumentado.

El hijo de Doña Pilar había sido invitado junto a su mujer a una fiesta que daba el diseñador vasco Ion Fiz, por supuesto Fernandito no se mueve para trabajar, solo para ir de fiesta, el motivo era el décimo aniversario de Fiz como diseñador y al evento estaban también invitados la exmodelo Juncal Rivero, Carmen Lomana o Beatriz de Orleans, los cuales tomaban todos el mismo vuelo de la compañía Ryanair.

Quien haya viajado con esta compañía sabrá que es una low cost, a veces muy económica, pero que tiene unas condiciones en cuanto al equipaje y la documentación muy estrictas.

Mónica, la mujer de Fernando Gómez Acebo se empeñó en llevar un maletín y un bolso, como equipaje de mano, a lo que el personal de dicha compañía le informó que solo podía llevar uno de los dos, o bien, meter el bolso en la maletita.

Pero Fernando, sobrino del Rey, ni más ni menos, ni menos ni más, no iba a consentir que una azafata le dijera cuántos bultos podía llevar y le hizo cara diciéndola “Esto es de cuarta”, por supuesto querido sobrino del Rey, viajas con Ryanair y por la cara, no en el jet privado del amigo saudí de tu tío.

El personal le pidió el D.N.I y mira tú por dónde, el carnet de este real individuo estaba deteriorado, vamos que le habían dado de hostias hasta en el carnet de identidad y se empeñó en enseñarles el carnet de conducir mientras hacía valer su apellido, el 2º, Borbón, gritando, “¡Que venga la Guardia Civil!”, vamos que en otros tiempos hubiese gritado aquello de “A mí la Legión”

¿Y qué hizo la Guardia Civil?, pues desalojarle, a él, a su mujer, a la maleta de la mujer y al bolso que la acompañaba, a la puta calle todos.

Y ahora que venga su mama diciendo a los periodistas que se callen, como les dijo la última vez que la preguntaron por el caso Urdangarín; Doña Pilar, esas palabritas úselas usted con su hijo, que falta le hacen.

Por cierto, la policía del aeropuerto ya conoce a este chico de otra vez que fue avisada cuando su perrito defecó en pleno hall de facturación y se negó a recogerlo, además de advertir a la autoridad “No tenéis ni idea de quién soy yo”.

Imagen: Vanity Fair

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.