Jornada de reflexión para Blanca Cuesta

Jornada de reflexión para Blanca Cuesta


El espíritu navideño ha llegado a casa de Tita Cervera, o más bien el Moët & Chandon, porque parece ser que la baronesa ha empinado un poco el codo y “donde dijo digo, ahora dice Diego”, o más bien Blanca Cuesta.


Después del último trabajo que ha tenido Borja Thyssen, una exclusiva en el “Hola”, que es en lo único que trabaja este chico, y en la cual aparecía junto a su esposa y sus hijos en la casa que según declara él, le regaló el difunto Barón por su mayoría de edad, parece ser que las tiernas fotos de la Sagrada Familia han enternecido a Carmen Cervera y ha decidido firmar una tregua.


Aún tenemos en la memoria aquellas declaraciones en que la baronesa decía ver a su hijo triste, o aquellas otras en que manifestaba que no podía hablar por teléfono con su hijo porque cada vez que llamaba, Blanca colgaba nada más oír su voz.


Bien, pues ahora, esta nueva Tita Cervera, dice ver muy enamorado a su hijo Borja, confía en poder estar más tiempo con sus nietos, Sacha y Eric, y hasta acepta a Blanca: “nunca he dicho que no la acepte”.


No, claro, si somos los medios que nos lo inventamos todo. Por lo menos ha admitido que pidió a su hijo y a su nuera que se hicieran las pruebas de paternidad, pero se defiende diciendo que todo fue “una trampa” que le tendieron.


Nosotros mientras tanto nos preguntamos: ¿a cuánto se va a pagar esta reconciliación? ¿Será parte de un paquete “me reconcilio + rompo de nuevo + más me presento en el museo a reclamar los cuadros + soy la madre coraje + devuélveme el rosario de mi madre y quédate con todo lo demás”?


Imagen: Ranking famosos

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.