Pipi Estrada o qué hacer cuando se tiene el cerebro entre las piernas

Pipi Estrada o qué hacer cuando se tiene el cerebro entre las piernas

Nunca un periodista había dado para cubrir tantas páginas del corazón como el ex de Terelu, Pipi Estrada.

Desde que este chico bailó el pim-pam con la hija de María Teresa Campos no ha parado de meter la pata y desacreditar a toda la profesión.

Hace unos meses su teléfono, según él, fue hackeado y los números de sus contactos publicados, la gente de la calle pudo saber así los teléfonos particulares de famosos como Carlos Moya, Sara Montiel, Alessandro Lequio o Ana Obregón.

Ahora de nuevo los piratas informáticos se fijan en el móvil de Pipi Estrada, que ya es mal gusto, porque digo yo; si sabes hackear teléfonos porque no vas a por el de George Clooney, el príncipe Felipe o Penélope Cruz que nos darían más juego y sería un placer ver sus mensajes y sus fotos privadas, pero no, van a por el del periodista deportivo.

El caso es que como los números ya los habían cambiado los famosos, ahora han publicado las fotos que Pipi envía a sus amantes ¡y vaya fotos!

La primera muestra al comentarista de MHYV en la habitación de un hotel, seguramente pagada por su emisora de radio, en pelota picada y bien depiladita, de frente a un espejo y haciéndose una fotografía con un ipad, instrumento que suelen usar los periodistas para enviar sus crónicas, pero que Estrada le ha encontrado una utilidad mejor.

En la segunda Pipi ha sido más recatado y se ha puesto una camisa, pero esta vez, haciendo un alarde de inteligencia, es capaz de sujetar el ipad con una mano y con la otra agarrarse esa pena de pene que tiene para que salga bien en el encuadre.

Las fotos fueron mandadas a una chica con la que Pipi pensó que había ligado, pero que resultaron ser los hackers informáticos y ahora, tapando las zonas erógenas con una especie de máscara Anonymous, se han encargado de difundir al mundo para que Pipi Estrada gane el próximo premio Pulitzer, porque el Ondas al más tonto ya lo ha conseguido de sobra.

Pipi, ni iPods, ni iPads, solo tú, i-diota.

Imágenes: La voz libre

1 Comentario

  1. Menuda MIERDA de pagina web d prensa rosa…jajaj dais pena!!

    Responder

Tu dirección de correo no será publicada.