Los Príncipes de Asturias en el premio Cervantes, tan preparados y tan cutres

arrugas_Marujeo

El más prestigioso premio de las letras españolas, el premio Cervantes, fue entregado el pasado 23 de abril al escritor José Manuel Caballero Bonald.

Un premio tan ilustre tiene como escenario la ciudad natal del más grande de nuestros escritores, Miguel de Cervantes, natural de Alcalá de Henares.

Hasta esta localidad madrileña se desplazaron las autoridades más prestigiosas del país junto con los Príncipes de Asturias, en representación del convaleciente rey Juan Carlos.

Pero ya llevan dos años en que nuestros príncipes más que representarnos, son el hazmerreír de los países latinos que siguen esta ceremonia.

El año pasado la tuna, esa agrupación de estudiantes que son el orgullo de cualquier universidad con sus canciones y sus trajes típicos del siglo XVI, quiso vestir a Letizia con una de sus típicas capas llenas de cintas de colores, pero la princesa se retiró de mala manera dejando ese papel para el príncipe Felipe, que no le quedó más remedio que aceptarla poniendo cara de “acabar pronto con esta tontería”

Este año los tunos ni han aparecido, no hay mayor desprecio que el no aprecio y para los que no saben de tradiciones y solo ven en ellas el ridículo, mejor no hacerles partícipes.

Los príncipes deberían de saber la diferencia entre esos estudiantes que son los tunos y los que rodean a su familia, que son los tunantes.

Tampoco se le regaló a la Princesa de Asturias el protocolario bouquet de flores, para qué meterla en apuros, si ni siquiera sabe qué hacer con el bolso que lleva, siempre lo deja encima de la mesa, no podría alguien de protocolo de la Zarzuela indicarle que los bolsos se ponen sobre las rodillas.

El premio Cervantes es una ceremonia muy importante que estos dos, que presumen de grandes lectores, no se toman en serio, solo hay que ver cómo acudieron vestidos, él con los pantalones arrugados y el bigote recortado de mala manera, y ella con un vestido de Felipe Varela, que rescató del fondo del armario, sin planchar y que en su momento sería muy chic, pero ahora con tanto aumento de pecho y operaciones varias, ni le encajaban las pinzas ni le sentaba bien.

Altezas, por favor, un poco de seriedad con las grandes ceremonias y las tradiciones de nuestro país, que se les llena la boca de decir que están para servir a España y lo que percibimos los españoles es que solo están para servirse de España.

Imagen: Mujer Hoy

1 Comentario

  1. republik1 Mayo, 2013 en 8:29

    Mas de lo mismo … os juro que no me considero monarquica , y aunque antes de la reforma , visitaba muchisimo esta pagina ahora parece que la escribe el tertuliano este viejo que odia a leticia , ahora no caigo en el nombre… y las.arrugas no seran de estar sentados en el coche y en la reunion esaa a saber cuantas horas. Esto ya me parece criticar por criticar . No saber que escribir e ir a lo facil. Que pena con lo que me gustaba esta pagina , me despido yano volvere a entrae , ni me gusta el formato de la pagima ni leer cosas tan cutres sorry es mas de lo mismo… au revoir

    Responder

Tu dirección de correo no será publicada.