Qué hace un asesor fiscal

asesoria fiscal

Cuando empieza la campaña de la renta, como está pasando ahora mismo, suben en Google búsquedas como “asesoría fiscal Barcelona”. Y esto es lógico si tenemos en cuenta que nuestras obligaciones fiscales pueden ser complicadas y requerir arduas tareas.

De hecho, un buen asesor fiscal debe saber de leyes y de números. Lo ideal es que tenga en su haber algún máster completado en Tributación, después de haber realizado carreras como Derecho y ADE (de las cuales existe un doble grado).

Con el paso del tiempo, la normativa vigente va cambiando, y el asesor debe mantenerse al día para poder aconsejar siempre correctamente a sus clientes. El BOE estatal, así como el autonómico, deben ser sus “libros” de cabecera. No puede dejar de estudiar, precisamente, porque debe estar al día en todo momento, una obligación que puede resultar agobiante, pero que es necesario para poder ofrecer un buen servicio. Porque nadie contrataría una asesoría cuyos profesionales no se esforzasen por ser los mejores; las obligaciones fiscales del cliente quedarían en entredicho. Y un asesor desactualizado no sirve.

Siempre bajo la sombra del peligro

Los asesores fiscales se dedican a una de las pocas profesiones que están siempre en tela de juicio por uno de los departamentos más activos, potentes y con mayor capacidad del Estado, esto es, la Administración Tributaria. El asesor se encuentra situado entre el cliente, el cual, obviamente, está interesado en pagar el menor número e importe de impuestos posible, y por otro lado, la AEAT, que busca todo lo contrario. De este modo, el profesional de las finanzas se encuentra en un tira y afloja que puede resultar delicado.

Además, esta profesión queda limitada al ámbito nacional: al conocer la actualidad fiscal de un país, y no de otro, los conocimientos del asesor no servirían de nada en el extranjero. Por lo cual, no existen oportunidades fuera del propio país.

Otro punto que no solemos tener en cuenta es que el asesor funciona como confidente de los clientes, personas físicas y empresas, a las que se les explican las consecuencias económicas derivadas de sus deberes fiscales, y a las que se anima a cumplirlos.

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.