Te puedes cansar de un tatuaje pero nunca de aquello que representa

cansarse de tatuaje

Hablamos con Héctor Esgueva, tatuador de Tsunami Tattoo de Cambrils

Se llama Héctor Esgueva a pesar de que la mayoría lo conocen por Torete. Es de San Sebastián, tiene 30 años y hace 14 que vive en Cambrils. Se hizo el primer tatuaje como regalo por sus 16 años con el consentimiento de su madre, quién le dijo la típica frase de madre: “uno y bastante”. Ya os imagináis cómo continúa la historia. Pues sí, hoy ya lleva más de 35 por todo el cuerpo, y el que empezó como un hobby, ahora hace cuatro años y medio que es su trabajo y pasión. Buena muestra de esto es que en su cuenta de Instagram tiene más de 14.000 seguidores, y ha llegado a tatuar gente que ha venido de Inglaterra, Bélgica, Francia o Italia.

“He tatuado nombres de gente en personas que llevaban 40 años juntos, 4 se han divorciado, seguramente tarde o temprano se decidirán a eliminar el tatuaje en Barcelona donde realize el trabajo”

Conozcamos algo más la historia de este artista que plasma sus obras sobre los cuerpos de la gente.

– De dónde te viene el interés por el mundo del dibujo?

Todo ha sido gracias a mi madre. Ella pinta cuadros y desde que era pequeño me ha enseñado. Además soy muy nervioso y por tranquilizarme me daba una hoja de papel, un bolígrafo y me pasaba toda la tarde dibujando. Con los años empecé a pintar cuadros con ella, a hacer algunos dibujos, y después sí que he ido a algunas clases presenciales de dibujo por mi cuenta. Pero no he hecho ningún curso específico. No he estudiado nada relacionado con el dibujo o el diseño.

– Tatuar es un arte?

Sí, es un arte porque estás realizando una pieza única. A pesar de que últimamente hay tatuadores que están copiando el estilo otros y esto es bastante feo. Tú te puedes inspirar en el trabajo de alguien pero no copiarla porque un tatuaje es una cosa muy personal. Además, por mí es una forma de vida. Ahora parece que los tatuajes se han puesto de moda sin tener ningún tipo de significado, pero hay gente que todo aquello bueno o doliendo que le pasa a la vida se lo tatúa para recordarlo. Por ejemplo, he llegado a tatuar gente alcohólica que se ha tatuado una botella de vino rota, o gente que era obesa y se han tatuado un muslo de pollo con una señal de stop al lado. Hay de muy graciosos pero que tienen una historia muy bonita detrás. Con un tatuaje puedes expresar cómo eres o cómo has vivido, puedes traer tu vida escrita directamente a la piel.

– Cuándo y por qué decidiste dedicarte?

Pues empecé ayudando al amigo que me enseñó a tatuar con 16 o 17 años. Pero sólo con tema de dibujos y diseños. En aquella época lo ayudaba durante el verano pero con la edad que tenía sólo quería estar en la playa y lo dejé pasar. Aún así siempre que iba para que  me tatuara me decía que le gustaba mucho mi estilo y que le gustaría que me dedicara seriamente. Entonces con el tiempo empecé ayudarle y finalmente a tatuar a mis primeros amigos y clientes. Empezó como un hobby pero después se convirtió en el trabajo que tengo hoy. Todo va empezar gracias a él, me dio mucho apoyo y a raíz de ver como trabajaba día en día empecé a aprender y hoy en día somos socios.

– Cuál es el tatuaje más especial que has hecho hasta ahora?

A mi hermano, cuando murió nuestro padre. Le hice el bigote del padre y encima le puse: “papa”.

– Y el más especial que te han hecho a ti?

Mi madre. Después de ir un año detrás suyo porque me tatuara algo, cuando hice 30 años le monté la máquina y me tatué “amor de madre” pequeño a la pierna. Muy mal hecho, no se entiende demasiado (ríe), pero es lo más especial que traigo.

– Por cierto, cuántos llevas encima?

Treinta y ocho, creo… No lo sé exactamente.

– Y cuando no son encargos en qué te inspiras por tus diseños?

Buf, me inspiro en cualquier cosa. Si hay una cosa buena que creo que tengo por este trabajo es que soy muy creativo…

– Aquel nervio que tenías de pequeño lo has conseguido canalizar…

Exacto! El día que estoy triste puedo tatuar un barco hundido en medio de una tormenta o cuando estoy contento tatúo un paraíso con palmeras. Por ejemplo, hace unos días fuí a tomar algo con un amigo y él se pidió una piña colada. A raíz de esto me imaginé una piña con dos corazones a los ojos representando que estaba “colada”, enamorada. A mí lo que me gusta mucho es hablar con la gente. Cuando un tatuaje es importante me gusta charlar con los clientes para entender por qué lo quieren y así ver si le puedo sacar más partido.

– Es cierto aquello que dicen que no sólo te puedes hacer un tatuaje cuando empiezas?

Totalmente cierto! Conozco muy poca gente que sólo se haya hecho un solo tatuaje. Piensa que es una cosa que te identifica. Hay gente que dice que ponemos sustancias adictivas a la tinta (río), pero en realidad un tatuaje gusta porque es diferente. Es como si llevaras una camiseta que te ha costado 200€ o una del Pull&Bear que le ves a mucha gente cuando sales de casa. Si llevas un tatuaje especial, muy hecho y con significado te sientes a gusto. A mí siempre me gusta que tengan significado, porque te puedes llegar a cansar un poco del dibujo de un tatuaje pero nunca de aquello que representa.

Por otro lado, a pesar de que lo respeto, no estoy nada de acuerdo que la gente se tatúa el nombre de la pareja porque nunca sabes qué puede pasar. He tatuado nombres de gente que llevaban 40 años juntos y a la cabo de 4 años se han divorciado. Lo que es para toda la vida es el tatuaje que te harás por una persona pero lo que sientes por ella quizás cambie. A veces tengo que hacer de psicólogo con la gente.

– También hemos visto que a tu cuenta de Instagram, donde vas colgando dibujos y tatuajes, tienes 14.000 seguidores. Cómo lo llevas esto?

Bua… no lo entiendo, me ha sorprendido bastante! La mayoría de la gente a quién tatúo lo cuelga a su cuenta y a partir de aquí me empiezan a seguir sus seguidores. Más que nada, y de lo que estoy muy orgulloso, es que todo el mundo que ve mis tatuajes dice que tengo un estilo muy extraño, muy diferente a todo. Y a mí me encanta cuando me dicen raro.

– Así que Instagram te ha ayudado a conseguir nuevos clientes…

Sí, y algunos extranjeros…

– De qué lugares han llegado a venir a Cambrils?

Ha venido gente de Bélgica que veranea por aquí y que ya me conocen. También vinieron dos chicas de Inglaterra, que me hizo mucha ilusión porque dijeron que  tenían dinero para ir a ver a la familia o para tatuarse. Entonces lo que hicieron fue decir a las familias que vinieran unos días en Barcelona y así ellas aprovechaban la visita para venir a Cambrils para tatuarse. Y todo esto se agradece muchísimo.

También han venido de Italia, de Francia porque veranean muchos franceses aquí en Cambrils, y además a su país les sale más caro y aprovechan.

– Y si alguien dudara sobre hacerse un tatuaje, como lo convencerías?

No me gusta convencer a la gente porque un tatuaje es una cosa muy personal. Lo podría convencer muy fácilmente pero prefiero ayudarlo en como dibujar el tatuaje, en cómo representar lo que quiere expresar. La gente que viene y dice: “me quiero hacer un tatuaje y no sé de qué”, es cómo si va a un restaurante y dice: “quiero comer pero no sé el qué”.

– Antes de acabar, sabes cuál será el siguiente tatuaje que te harás?

Sí, tengo muchos en mente… Espera que los tengo por aquí en una hoja apuntados… (lo busca). Mira pues el cercano que me haré será una pata de gallo que dicen que trae buena suerte.

– Y ya para acabar, qué te gusta hacer cuando sales de casa?

En verano me gusta ir a la playa, a la piscina, a hacer kayak, estar en un chiringuito de Cambrils escuchando música en directo. Disfrutar de Cambrils, porque teniendo playa lo mejor que puedes hacer es coger la bici y pasear!

Además, para profundizar más en el tema de los tatuajes podéis realizar cursos de tatuador, más información en el enlace.

1 Comentario

  1. Un gran artista y uno de los mejores en su mundo.

    Responder

Tu dirección de correo no será publicada.